En busca de la tarima perfecta

Hace aproximadamente un mes, recibimos una llamada de un querido arquitecto cliente nuestro que estaba pensando en comenzar una reforma a nivel particular.

Para esta, se planteaba entarimar los suelos con madera de roble, buscando eso sí, un acabado lo más blanco posible, pero sin perder el toque rústico que necesitaba el conjunto de esta futura construcción.

Partiendo de esta idea, preparamos las primeras muestras. Con madera machihembrada de roble, es decir, la madera clásica que se utiliza para pisos instalándola sobre rastreles de madera, clavada, preparamos 2 primeras muestras, la primera velada y la segunda decapada.

Sin embargo, lo cierto es que el piso clásico, de una madera noble como el roble, y además con tratamiento de barnizado especial, sube a un precio ligeramente prohibitivo.

A partir de aquí empezamos entonces a pensar en la tarima flotante con acabado en madera, ya que además de las tan conocidas tarimas flotante calidad AC4 o AC5, existen tarimas flotantes, llamadas tricapa, cuya última capa es de madera noble, que se puede banizar, teñir… o, lo que es todavía mejor, adentrarse en las gamas de tarimas con capa noble y acabado “fuera de lo común”.

Así hemos encontrado estas maravillas:

Roble envejecido blanco

Roble aceitado blanco

Roble envejecido blanco suave

Roble envejecido blanco

Roble pintado blanco

Por el momento se ha llevado varias, veremos cuál es la elección final.

Anuncios

1 comentario

El blanco en sus diferentes modalidades

Tras años de wengé y anteriormente otros acabados en madera, como el haya, el blanco vuelve con mucha fuerza a la carpintería.

En esta ocasión el blanco vuelve además combinado con el gusto por la madera, por lo que la nueva tendencia es el acabado en blanco que nos deja ver la veta de la madera. Se aplica por tanto, generalmente, sobre maderas con veta muy marcada, como el fresno o el roble.

Desde EGAL trabajamos actualmente en puertas en fresno con este acabado, para lo que le hemos ofrecido al cliente las siguientes muestras:

Velado, cantidad blanco estandarVelado estándar, se aprecia la veta sin problema, pero el aspecto es de madera “blanqueada”

Velado o teñido, mayor cantidad blancoVelado, en este caso con mayor cantidad de blanco que una muestra velada más común

Decapado. El decapado es una técnica con la que se le abren los poros a la madera y se les imprime en ellos la laca, por lo que el efecto es el contrario a los anteriores ejemplos, es la veta la que coge el color, mientras el resto de la madera guarda el original.

Lacado envejecidoLacado envejecido 2Esta es nuestra apuesta personal, el lacado envejecido, de todas las opciones la que más suele salir.

Se consigue tratando la madera con un cepillo especial que elimina la parte más “blanda” de la misma, quedando la veta mucho más marcada. En ese momento se laca, quedando la pieza con el relieve propio de la madera que se puede aprecier en las fotos.

 

¿Cuál créeis que elegirá el cliente?

Deja un comentario